Blog

Mejoramiento vivienda étnica subsidiada

MONTAÑA DE LA FLOR
COMUNIDAD TOLUPÁN
(Mejoramiento vivienda étnica subsidiada)
13 de noviembre de 2019

AGRADECIDOS POR SU AYUDA 

YESMÍN MARTÍNEZ
Presidente de la Asociación Tribal de La Montaña de La Flor.

Somos de la tribu Tolupán de San Juan de La Montaña de la Flor. Represento a la Asociación de Comunidades Indígenas de La Montaña de La Flor, soy el presidente.

No vinculamos a Hábitat para la Humanidad a través de unas reuniones que programaron algunos amigos de Hábitat que vinieron a reunirse con La Asociación y luego nos plantearon en qué consistía el proyecto y también a través de las solicitudes que nosotros hicimos a la misma institución. Y entonces ellos llegaron y nos han ayudado bastante, la verdad que ha sido un proyecto muy beneficioso en su total ayuda de para algunos hermanos indígenas de acá de La Montaña de La Flor.

Pues, mire, no tengo el dato preciso de cuántas viviendas se han construido, pero si se ha atendido bastante en la mayoría de compañeros de acá en La Montaña de la Flor y en diferentes tribus porque como estamos divididos en seis comunidades. Ahora se trabajaron con cinco, se incluyó Lavanderos, La Ceiba, La Lima y aquí, San Juan.

La mayor parte de las casas que se han mejorado son de bahareque, embutidas se les llama también. Pero han quedado muy bien, la verdad, han quedado en excelentes condiciones, en comparación como estaban anteriormente.

Esas casas en que se han hecho las mejoras de piso y las mejoras en general de la casa ha ayudado, en alguna manera a vivir más higiénico, no hay insectos, no hay chinches. Han mejorado en las zonas donde ha llegado el proyecto de Hábitat; pero aún falta más, porque no hay que decir que no hace falta porque tenemos zonas vulnerables en donde no se puede tener acceso a vehículos, donde hemos tenido dificultades para solventar los principales problemas de La Montaña de La Flor, pero hasta donde ha llegado el proyecto de Hábitat, en gran cantidad, ha mejorado.

Tenemos una asociación tribal. El cacique nivel de La Asociación se llama Vicente Martínez.  En las comunidades todavía hay muchos hablantes del idioma Tol. Casualmente aquí en la tribu San Juan, la mayoría de los compañeros, de hermanos indígenas aquí lo hablan y en La Ceiba anda como un cincuenta por ciento de hablantes. Los maestros en la escuela les están enseñando Tol. Se tiene la clase de Educación Intercultural Bilingüe en donde se enseña la lengua materna.

Nosotros nos sentimos bien del proyecto, del personal administrativo de Hábitat para la Humanidad y a don Emilio Larach le enviamos un saludo por habernos apoyado bastante dentro de este proyecto. Porque mire nosotros teníamos conocimiento de que él había incorporado fondos a través de Hábitat. De esa manera él se mancomunó con el proyecto y sentimos que eso es bueno, verdad, y felicitamos y alabamos a personas de buena conciencia social como él que nos han apoyado en todo lo que cabe.

Vivimos del cultivo del maíz, frijol y raíces, como el camote, yuca… En esta temporada de la sequía no nos fue bien en la cosecha. Con el maíz nos fue bastante mal, mucha gente, muchos compañeros ya nos reportaron pérdidas considerables en sus cultivos y esperamos que ahora de postreras con el frijol, pues, se mejoren, porque si ha estado mejor la cosecha con el frijol.

Este Centro de Salud es para todas las comunidades Tolupanes. Aquí se atiende a San Juan y Lavanderos, La Lima. Pero también hay otro centro de salud en La Ceiba que atiende las otras zonas que son La Ceiba, Guaruma y parte de la montaña arriba de Marale.

El sistema educativo tiene escuelas en todas las comunidades. Aquí, en San Juan hay un colegio, un centro de Educación Básica, el Instituto Rubén Martínez Rodas y en La Ceiba está el Miguel Paz Barahona.

Las verdad. Quiero decirles que durante todo este proyecto me he sentido muy bien, porque vengo conociéndolo desde que comenzó Hábitat, en ese entonces yo era miembro directivo del consejo de tribu Lavanderos y casualmente iniciamos con estas dos, tribus Lavanderos y San Juan a trabajar con el proyecto y después fui escalando hasta que llegué ahora a la asociación a representar las tribus y aquí  estamos.

Aparte de eso, nos sentimos muy bien porque los compañeros nos han apoyado a nivel de nuestras Juntas y Consejos Directivos y nos reunimos cada dos años hacer rotación en nuestras juntas directivas y por lo tanto, ahora en diciembre nosotros nos vamos, verdad, de La Asociación y ha sido algo muy bonito haber trabajado para colaborar con nuestra gente, en lo que cabe, aquí en La Montaña de La Flor.

Por último quiero enviar un saludo a Hábitat y agradecerles, como les dije anteriormente y a don Emilio por esa buena labor que hace para las personas de escasos recursos que tanto lo necesitamos acá en La Montaña de La Flor.

Gracias.

MONTAÑA DE LA FLOR
COMUNIDAD TOLUPÁN
13 de noviembre de 2019.
Comunidad de San Juan

Montaña de La Flor

LA AYUDA DE HÁBITAT A REDUCIDO LAS ENFERMEDADES

MIGUEL SALINAS
Médico, de la facultad de medicina de la UNAH, originario del Sur, de Choluteca.

-¿Cómo un médico hondureño que son tan reacios a venir a la comunidades más alejadas de Honduras vino aquí y tiene bastante tiempos de vivir en la Montaña de la Flor?

—Viendo la necesidad a nivel de los pueblos distantes en Honduras, decimos venir aquí a La Montaña de La Flor; la intención era venir un período corto de tiempo, un año y ya llevamos ocho años y medio acá.

El impacto es tremendo aquí en la comunidad, hemos dado un gran servicio, no podemos explicar las palabras en la ayuda que hemos brindado, porque las necesidades son grandes 

-¿Cuándo usted llegó ya existía aquí el Centro de Salud?

—Ya existía. Inclusive la pieza que se observa al fondo, él la remodeló, nos ayudó a terminarla y a cambiar el techo de una parte del centro de salud.

-¿Cuál es la mayor afrenta a las enfermedades que ha combatido usted aquí en la comunidad?

—La afrenta es que la mayor parte de las personas son de zonas distantes, de escasos recursos y, entonces, existe la necesidad de tener una ambulancia porque aquí en la zona cuando hay casos graves no tenemos cómo trasladarlos a la Capital que es donde está el Hospital más cercano.

¿Se dice que el médico es tres veces humano, porque ya es en sí, estudia una profesión ligada a la humanística y la otra que es un humano con sensibilidad social?, ¿Cuéntenos una anécdota de casos extraordinario que le haya tocado atender?

—Un caso impactante en la zona fue que recién llegado a La Montaña de La Flor había puentes colgante y en tiempos de lluvia en el invierno —vine en el mes de agosto— este río crece increíblemente y una vez que crecido no hay acceso para vehículo, sólo se puede salir de aquí más que caminando. Entonces, vino un señor con un niño, el cual estaba expulsando lombrices; lo trajo a consulta y resulta que el niño se complicó en cuestión de dos horas y por la noche y sentí la necesidad de referirlo al Hospital y este señor lo sacó  en su espalda por la orilla del río caminando 18 kilómetros para poder irse al hospital. Este niño logró llegar al hospital, le hicieron la cirugía,  y le extrajeron aproximadamente unas veinte o treinta libras de lombrices, quedó hospitalizado, él no pudo regresar a la comunidad; surgieron otros problemas de desnutrición y el niño estuvo aproximadamente un año hospitalizado en el Hospital Materno Infantil y, al final, el niño siempre murió.

-¿Y esa decisión de quedarse aquí, porque usted ya no exactamente de la comunidad donde nació sino que tiene parte de su existencia y de su corazón en esta comunidad?

—Así es. Yo he aprendido desde muy pequeño a no aferrarme a los lugares. En mi profesión he tenido la oportunidad de  trabajar por muchos lugares de Honduras y así como he servido aquí, he servido en los lugares donde he estado y siempre hay personas que no quieren que uno se vaya.

-¿Las dificultades que tienen para conseguir insumos médicos: medicinas, aparatos clínicos, etc?

—Lo básico. Hemos tenido lo básico en lo que brinda la Secretaría de Salud…

-¿Por último, Doctor cuéntenos alguna experiencia con Hábitat para la Humanidad ?

—Bueno, en conclusión tenemos que Hábitat para la humanidad ha sido de vital importancia en el impacto de salud aquí en la comunidad tolupana porque gracias a este proyecto hemos visto reducción en las enfermedades como la neumonía, hemos visto disminución en los casos de incidencia de parasitismo intestinal, hemos visto disminución en los problemas dermatológicos, disminución en los problemas bronquiales y hemos visto que la mejoría en las condiciones de salud de la comunidad ha sido excelente.

Hemos visto que ahora hay disposición de aguas segura en cada casa gracias a este proyecto; inclusive, gracias a este plan que fue gestante Hábitat para la Humanidad vinieron a sumarse otras instituciones no de la magnitud de Hábitat pero sí han formado un impacto en la salud de este pueblo. Entonces, agradecemos grandemente a Hábitat para la Humanidad y a don Emilio Larach para que esta gestión fuese posible; esperamos que este proyecto tenga —si es posible— una nueva etapa porque siempre hay situaciones pendiente que hacer en las comunidades. Por eso les agradecemos a Hábitat infinitamente. La comunidad está muy agradecida, de corazón lo han manifestado. ¡Qué sigan siendo bendecidos!

Gracias doctor, muy amable

COMUNIDAD TOLUPÁN
MONTAÑA DE LA FLOR
13 de noviembre 2019

AL MEJORAR LA VIVIENDA NO HAY ENFERMEDADES

RICARDO MARTÍNEZ
Vicepresidente del Consejo de Tribu Tolupán
San Juan, Montaña de La Flor

—Supe de Hábitat para la Humanidad porque ellos nos visitaron. Nos visitó por primera vez un ingeniero que se llama Alexis Mencías y después vinieron los otros ingenieros y promotores y así los fuimos conociendo. Ellos nos ofrecieron, nos dijeron que nos podían ayudar y así nos fuimos conociendo hasta que comenzaron a trabajar en las viviendas. Soy beneficiario, me repararon un piso, me dieron un techo, me instalaron la luz eléctrica y me levantaron la pila de agua.

¿Usted nos contó que su padre fue el cacique Cipriano Martínez?

—Si, el era mi padre. Vivió 116 años

¿usted es hablante del Tol?

—Sí, soy hablante y escribiente también de la lengua Tol

¿Sabemos que usted es uno de los traductores del Himno Nacional de Honduras del idioma Español al idioma Tol?

—Si, es correcto. A pesar de todo eso, también escribimos libros de primero a sexto grado para que los niños puedan aprender a leer y escribir en el idioma Tol.

Traduje el Himno Nacional de Honduras, pero… éramos varios. Lo estudiamos bastante y luego lo analizamos entre el grupo de compañeros que tenemos la facultad de traducir, somos seis, hay más, pero ellos sólo nos apoyaron y nos ayudaron a traducir, nosotros empezamos a escribirlo y al final lo analizamos entre la población. Lo entonamos así como se canta el Himno Nacional en Español y así le dimos el tono en Tolupán.

¿Qué beneficios les ha traído Hábitat para la humanidad a la comunidad Tolupana?

—Ha sido grande, porque de repente aquí la chinche picuda  ha sido la enfermedad común en las casas de la comunidad. La que produce la enfermedad de Chagas, enfermedad que nos ha arruinado y por ella han muerto muchas personas. Debido a eso nos beneficiado mucho Hábitat, porque de repente cedieron techos, porque antes los techos eran de suyate, las paredes eran de estacones y así fueron promoviendo ellos su ayuda, nos dieron todos los materiales de techos, clavos, zinc y la mano de obra de los albañiles de ellos.

¿El piso ayuda a erradicar la chinche picuda?

—Si, ayuda, el piso ayudó bastante porque se aplacó el polvo. Con la polvareda lo niños se enfermaban mucho de neumonía, que es una parte de las enfermedades más graves que ha habido, no solo la neumonía sino que también la diarrea ha sido una de los males que ha golpeado bastante al pueblo Tolupán.

¿Dejaron de hacer las casa de suyate y estacones?

—Desde esa fecha en que Hábitat ayudó a la población: dejamos de hacer casas de paja. Aún tenemos ese problema porque la población crece, cada año los jóvenes se casan; ahorita le venía platicando al amigo ingeniero José Handal Bográn que hay varias viviendas que se va a hacer de suyate el techo, y no quisiéramos hacerlas de ese material porque de repente nos pueden visitar las chinches de vuelta, las diarreas y la neumonía, ese es el problema que tenemos. La Secretaría de Salud ha estado poniendo algo de su parte y cada mes reportan menos casos. Revisan casas, pilas, miran que no haya basura y que esté aseado; porque lo que no queremos es volver a tener problemas de la enfermedad de Chagas. Por el momento no tenemos casos de diarrea, sólo tenemos algunos casos de neumonía porque el clima nos ha afectado demasiado y el problema de Chagas casi no hay porque nos han mejorado las viviendas.

¿Qué nueva petición haría usted a Hábitat para la Humanidad?

—Les pediría a los amigos donantes que si nos podrían seguir ayudando con el techo, con el piso de cemento de algunas viviendas que no lo tienen y también con la reparación de los agujeros de los servicios sanitarios ya instalados. Porque cada vez, en dos o tres años se llenan, a veces se hunden y los dejan de usar la gente, porque, cómo compramos una bolsa de cemento para volver a hacer el agujero del excusado.

¿Hábitat les ha hecho algunos servicios sanitarios?

—Han hecho bastantes servicios, pero como le digo en dos o tres años se vuelve a llenar, se vuelve a inundar por las lluvias, la tapadera se hunde y queda inservible y como la gente es muy escasa de recursos económicos no pueden comprarse cemento para volver a hacer el agujero, ya se sabe, las tazas están ahí ubicadas.

¿Qué hacen las escuelas para difundir el idioma Tol?

No es tanto en las escuelas, es más familiar; los niños aprenden de la casa, si no aprendió en la casa, nos aprendió en ningún lado. El tema de nosotros es que aprendan en el hogar, en la casa, en cada familia, después es las escuelas sólo se amplía un poco para que el niño lleve la perspectiva de no debe olvidar su idioma.

-Le agradecemos mucho su amabilidad de habernos recibido

—También nosotros les agradecemos porque no podemos ir allá nosotros. Les agradecemos que hayan venido. Les agradecemos a nombre de la comunidad, del pueblo Tolupán y del Consejo, les agradecemos mucho.

-Muchas gracias don Ricardo Martínez.

NOTA: Al final de la entrevista envió un saludo en lengua Tol a Hábitat  para la Humanidad.

Share it on

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorías

¿CREÉS QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE?